La preparación para la boda es el comienzo del viaje conyugal.

Son momentos privados, únicos, llenos de inquietud pero también de diversión…

para el fotógrafo son una fuente inagotable de tomas maravillosas y espontáneas.

Los futuros esposos aún no están juntos y cada uno se prepara en su casa con familiares, amigos y allegados…

Unos canapés, el maquillaje y el vestido de la novia sobre la cama… el novio ajustándose la corbata o poniéndose los gemelos… emoción y nervios en sus rostros porque quieren que todo esté perfecto y a tiempo antes de salir hacia el lugar donde se celebrará la ceremonia.

Hermosos momentos para fotografiar que os permitirán volver a emocionaros cuando veáis en foto aquellos momentos privados a los que no pudisteis asistir antes de la ceremonia.

Contacto